¿Cómo utilizo mi crédito interno?